Adopción

El refugio para los animales víctimas de violencia doméstica

Depositphotos_34422263_s

La violencia doméstica, esa triste realidad todavía enmascarada a pesar de la mayor exposición que hay hoy en día, causa muchos daños colaterales, lo sabemos bien. Y uno de ellos pueden ser las mascotas de las personas afectadas.

Son muchas las caras de la violencia doméstica que no vemos todavía, a pesar de las numerosas campañas de concienciación. Entre ellas se encuentra la relación del maltratador con las mascotas de sus víctimas. Y es que, según las estadísticas recogidas a lo largo de los años, hasta un 70% afirma que sus agresores también solían golpear, herir o incluso matar a sus animales de compañía. Esto suele repetirse ya estemos hablando de víctimas adultas o de niños. ¿Qué sucede con las mascotas cuando sus amos consiguen escapar de la pesadilla? ¿Dónde van a parar en caso de que no puedan hacerse cargo?

Ámsterdam y su refugio

En Ámsterdam han puesto en marcha una iniciativa para suplir ese vacío en el que pocas veces pensamos: un refugio destinado a las mascotas víctimas de la violencia de género o doméstica (ya sabemos que el uso de un término u otro siempre es controvertido). Ha comenzado este mismo mes de enero, y el gobierno holandés ha destinado nada menos que 20.000 euros; una cantidad muy significativa que demuestra que la atención a los animales no debe ir muy por detrás de la que se dispensa a las personas en determinadas situaciones. El proyecto plantea el cuidado de los animales durante un período de dos semanas desde que sus amos, fundamentalmente mujeres, entran en un centro de acogida, donde por norma general no se permite que entren aquellos. Durante este tiempo, normalmente más que suficiente para encontrar un nuevo hogar en estos casos, las mascotas contarán con todas las atenciones necesarias.

Todavía se trata de una iniciativa piloto, y de hecho se ha establecido un período de prueba de seis meses. En junio se evaluarán los resultados y se decidirá si continúa adelante. Desde aquí esperamos que así sea.