Adiestramiento

Cómo entrenar el ladrido

El entrenamiento de cualquier perro para cualquier cosa que nos parezca prudente que el perro aprenda, se tiene que basar en muy pocas cosas: respeto por el perro (no usar castigos) y mucha, pero mucha perseverancia. Hay perros muy inteligentes que aprenden todo en la primera intención. He tenido uno de esos en especial, que parecía entender la idea antes que terminara de mostrarle lo que quería. En el otro extremo están los realmente poco inteligentes, como mi perro actual, que necesitan de infinitas repeticiones para comenzar a comprender de que se trata. Eso si, cuando lo entienden (meses de trabajo después) quedan tan contentos que no lo olvidan.

Controlar el ladrido

Sea lo inteligente que sea nuestro perro, el tema del ladrido es muy importante. En general lo que interesa es enseñarles a que no ladren, pero tal vez queremos que en un momento lo hagan. Para eso, con el perro tranquilo y descansado, le presentamos un juguete o algo que le gusta mucho y por lo que suele ladrar  y le decimos LADRA. Cuando lo hace lo felicitamos, MUY BIEN; MUY BIEN  lo acariciamos. Mostramos mucha alegría. Repetimos hasta que nos quede claro que el ladrido comienza con la orden. Cada vez que ladra, todo la alegría del mundo.

Una vez que tiene esto claro, un tiempo después, no en ese mismo momento y luego de que ya aprendió, le damos la orden de ladrar. Al tercer ladrido le decimos SILENCIO. La orden es en tono seco y seguro. Cuando vemos que responde la orden, lo felicitamos y acariciamos.

Con algunos perros puede ser necesario reforzar los mimos y felicitaciones con un chuche que el veterinario nos permita.