Animales

¿Es conveniente tener serpientes como mascotas?

399 em9vX3NuYWtlXzEzMTYuanBn

Las serpientes resultan fascinantes, con ese movimiento sinuoso y esos colores brillantes. No es de extrañar que muchas personas les echen el ojo como mascotas. Pero aunque a veces resulten fáciles de conseguir, debemos pensarnos concienzudamente si es el animal adecuado para nosotros. ¿Es conveniente tener serpientes como mascotas?

Con frecuencia escuchamos noticias escalofriantes en este sentido: pitones que se escapan y devoran a niños, o incluso historias a medio camino entre la leyenda urbana y la realidad que hablan de serpientes que han devorado a amos con los que llevaban años conviviendo. Y es que no podemos olvidar que, en el fondo, se trata de animales con un fuerte componente instintivo. Nuestra relación con ellos será muy diferente a la que podamos tener con perros, gatos o roedores.

Esto no significa que las serpientes no puedan domesticarse y acostumbrarse a nosotros, pero requieren un espacio y una atención mayor. Sobre todo, debemos conocer sus peculiaridades y saber a qué atenernos. Por ejemplo, con ellas se acabó eso de ir a la  sección de mascotas del supermercado y comprar pienso: tendremos que darles de comer ratones u otra clase de pequeños animales vivos. Si somos aprensivos, mejor tener esto en cuenta.

Las pitones pueden ser mascotas espectaculares para enseñar a nuestros amigos, sí… pero más vale que tengamos un jardín o un patio de gran tamaño para que campen a sus anchas. Si no sienten que tienen el espacio vital que necesitan, lo más probable es que decidan salir a buscarlo. Y creedme, os será difícil retener a una serpiente que ha decidido marcharse de paseo si no tenéis muros altos o vallas para contenerlas.

Pero también están esos pequeños ejemplares que podemos tener fácilmente en un terrario preparado para la ocasión y que nos darán demasiados problemas. Para éstas es mucho más fácil encontrar comida: no son pocas las tiendas que venden paquetes de insectos vivos pensando en estas mascotas. La llamada serpiente de maíz, la elaphe guttata, la pitón real o la pitón bola son ejemplos de serpientes no demasiado grandes, que no necesitan cuidados muy exhaustivos y con las que podemos comenzar a tratar con estos animales en casa.