Animales

Estados Unidos prohíbe importación de pitones

Pensar que una serpiente es una mascota, es una simple estupidez, pero es una de esas estupideces que traen muchas más consecuencias que las que parecen a primera vista. En Estados Unidos ha habido hace un tiempo una especie de moda de tener serpientes en casa. Cuanto más grandes, mejor. Compraban el pobre animal con un tamaño pequeño, pero en cuanto comenzaba a crecer y en la realidad adquirir ese enorme porte que pueden tener, las dificultades se multiplicaban en forma impresionante. Una cosa es querer tener una gran serpiente  y otra es tener que manipularla a diario.

En Miami en particular, pero en todo el estado de Florida en general, esta moda tenía muchos adeptos. Cuando estas personas comenzaron a sufrir la imposibilidad de cuidar un animal con esas características, comenzaron a liberarlos en los enormes pantanos de ese estado. El problema es que si bien se adaptaron rápidamente a esas condiciones, al no tener predadores naturales en ese lugar, la reproducción ha sido increíblemente elevada. El número de pitones en esos pantanos ha llegado a ser un verdadero problema.

No tienen predadores, se reproducen mucho  y comen muchísimo. Todo esto desbalancear el equilibrio ecológico de una forma muy dramática. Hace poco se ha encontrado con una pitón birmana que acababa de ingerir un ciervo de 30 kilos. En otra ocasión se ha visto otra pitón comiendo un gran caimán.

Por todo eso Estados Unidos ha prohibido la importación de cuatro especies de reptiles: pitón birmana, anaconda amarilla y cualquier pitón del norte o sur de África.