Animales

Etiquetar con GPS a los animales, ¿un riesgo?

GPS.

Una de las maneras de mantener seguimiento de nuestras mascotas es la colocación de un chip, como sabemos. En el caso de los animales en estado natural, esto suele complementarse además con la inserción de un GPS que permite conocer sus movimientos. ¿Pero qué efectos físicos puede tener en ellos?

Desde el periódico online Lainformacion.com nos hablan de esto: el coste que en ocasiones la investigación científica tiene en los animales en el medio natural, algo que como aficionados que somos a las mascotas seguro que nos interesa conocer. En ocasiones, cuando se colocan dispositivos de seguimiento de esta clase en tortugas o delfines pueden llegar a dificultar su movimiento debido a una mayor resistencia al viento o al agua; la consecuencia  de esto es que los vuelve más lentos a la hora de competir por el alimento, y por supuesto, lo que es más peligroso, dificulta su capacidad de escapar de los predadores.

Hemos conocido todo esto a través de un estudio en la revista Methods in Ecology and Evolution, en la que se evalúa el importante impacto que puede tener el estudio biológico en los animales en peligro de extinción, y por supuesto en la conservación de un ecosistema; no olvidemos que se trata de dos aspectos fuertemente interrelacionados. En la revista, sin embargo, también se da una solución: se formula un método de medición estándar que permita a los investigadores conocer hasta dónde pueden llegar a la hora de insertar métodos de seguimiento para no perjudicar seriamente a los ejemplares.

GPS para perros

En el caso de las mascotas, ¿llegaremos a ver algo similar? Lo cierto es que con el chip basta y sobra para perros y gatos caseros, pero en el caso de los perros de caza, por ejemplo, también podemos encontrarnos con la posibilidad de incluir un GPS en su collar, de manera que no los perdamos de vista aun cuando salgan de nuestro alcance. Lo mismo se emplea también para perros de salvamento.

 

Etiquetas: