Adiestramiento

Gatos que arañan todo

La conducta del gato puede resultarnos algo compleja si no investigamos un poco. Cada cosa que hace el gato tiene un porque, tal vez no lo sepamos nosotros en un caso particular, pero todo se hace con un objetivo. Los gatos son animales muy independientes, pero extremadamente territoriales. Para ellos es clave tener un territorio que consideran propio, en el mismo tienen subzonas y por otra parte, reconocen territorios compartidos y de otros gatos.

Para indicarles a otros gatos cual es su territorio, en un gato las conductas de marcaje del mismo, son fundamentales. Orinar los límites del mismo, frotar su cara contra los objetos e incluso personas son algunas de esas conductas claramente hechas para mostrar a sus congéneres, de quien es ese lugar o esa persona. Cuando el gato frota su cara contra nosotros, le indica a otros gatos que ese humano le pertenece.

Arañar el territorio es una más de sus conductas de marcaje. El problema es que no es tolerable que nos arruine la casa con sus marcas. Por eso antes de que el gato llegue a casa hay que comprar un rascador. Si no lo hemos hecho antes, debemos comprar o fabricar un rascador, que colocaremos justo por delante de donde el gato ha arañado. Si insiste en arañar otras zonas diferentes, pues hay que tener mucha paciencia, esperar a verlo arañando y hacer sonar un molestos y fuerte silbato cada vez que lo haga. Eso lo asusta y evita esa conducta.

Lo ideal es colocar el rascador cerca del área de descanso del gato, ya que lo identificará con gran facilidad.