Adopción

Gatos y niños

kitten and child best friends

Cuando hay niños en casa y pensamos en una mascota tenemos que tener algunas cosas muy claras. Sea cual sea la elección, perro o gato (en los demás casos como tortugas, peces o aves no hay tanto problema) debemos pensar en una mascota demostradamente equilibrada. Un perro o un gato con problemas de juegos agresivos o que simplemente no simpatizan con los niños, no van a ser nunca una opción. Esta es una de las ventajas de adoptar en un buen refugio, que los animales, en general, ya han sido convenientemente estudiados en su comportamiento, por lo que son pocas las sorpresas que debemos esperar.

Convivir desde pequeños

Si optamos por un gato estamos haciendo una excelente elección. Los gatos tienen mala prensa, por lo que si nos acostumbramos desde niños a vivir con ellos veremos que son puros mitos.

Un punto importante es que el gato no puede quedar a solas con el niño, por seguridad de ambos. Si el niño es muy pequeño, con más razón todavía. Los gatos suelen ser muy buenos amigos de los niños. Cuando un gato es muy niñero notaremos que es capaz de mostrar un estoicismo extremo. Se deja tocar y retocar infinitas veces. Nuestro papel es el de educar y debemos enseñar al niño desde pequeño a respetar a los animales, empezando en casa.

Gato ó perro

Una ventaja que tienen los gatos frente a los perros, es que si el niño es muy molesto y el gato no quiere  jugar más, puede irse sin problemas. El gato trepa y ya queda fuera del alcance del niño, lejos de sus ganas de jugar cuando el gato no quiere.