Salud

Cómo combatir el mal aliento en los perros

Depositphotos_6741279_s

Cualquier dueño de mascotas está resignado al “aliento de perro”, esa halitosis de la que no hace falta hablar demasiado, ¿verdad? Sin embargo, tenemos algunas maneras de combatirlo.

Aunque nos habituemos a él, siempre es de agradecer que encontremos alguna manera de evitar este desagradable asunto. Si desde muy pequeños les acostumbramos a roer esos juguetes especialmente preparados para limpiar sus dientes, nos aseguraremos de que no se acumule el sarro y la suciedad entre sus dientes, que son, al fin y al cabo, la principal causa de que se produzca la halitosis. Pero si esto no es suficiente, siempre tenemos la opción de cepillarles utilizando crema y un cepillo especial para ellos. No es tarea sencilla, eso ya lo adelantamos, pero en tiendas de mascotas podremos encontrarnos un tipo de cepillo que se acopla a nuestro dedo, convirtiendo la labor en algo un poco menos incómodo para nuestro amigo.

Alimentos que ayudan

Si conseguimos que nuestro perro acepte como parte de su dieta regular trozos crudos de zanahoria o de manzana, nos habremos anotado un tanto en nuestra particular lucha contra el mal aliento y las caries. También existen sprays o complementos alimenticios pensados para esto; en todo caso, para llegar a esto es necesario consultar antes con nuestro veterinario, ya que no todas las mascotas lo necesitan realmente, sólo aquellas con un problema real de halitosis.

Por supuesto, también tenemos alimentos que no ayudan: está comprobado que los dueños que optan por el pienso seco para sus perros les ayudarán a mantener su boca más sana.

Una alerta de otra clase de problemas

Aunque hemos comentado que el sarro suele ser lo más común, la halitosis canina puede, en un momento dado, ser un indicador de problemas de garganta o estomacales, como sucede con los seres humanos. Así que, aunque hemos comenzado diciendo que es algo común, no podemos dejar de terminar con una recomendación: hemos de estar muy atentos a nuestras mascotas, y si creemos que el mal olor se intensifica es conveniente acudir al veterinario para que nos saque de dudas.