Alimentacion

Heno para roedores

Tener un roedor como mascota es una opción cuando no tenemos espacio suficiente y de verdad queremos tener una mascota. Hay que tener en cuenta que el requerimiento de tiempo es relativamente importante ya que la limpieza de la jaula, el asegurarse el buen estado de la mascota, proporcionar la opción de ejercicio adecuado para ese roedor en particular, etc., son tareas que insumen bastante tiempo. Si no disponemos del mismo, pues a esperar mejores tiempos antes de asumir la responsabilidad del cuidado de un ser vivo.

La jaula del roedor tiene que tener un sector de alimentación bien limpio siempre, un sector separado del anterior para las excretas  y un área de ejercicio, como puede ser una rueda en el caso de los hámsters. Todo eso tiene que ser chequeado y mantenido a diario  y una vez a la semana hay que hacer una limpieza profunda.

Lo que no puede faltar nunca en una jaula de un roedor es el heno de buena calidad. La importancia del heno radica en su función clave en la digestión. Los roedores son animales que se acicalan todo el tiempo  y en esa tarea ingieren gran cantidad de pelo. Esto puede ser un peligro ya que se pueden formar bolas que obstruyen el tránsito digestivo. Sin embargo el heno puede evitar este problema, ya que actúa de modo que facilita la eliminación de este pelo ingerido. No hay problema si comen una cantidad importante, ya que pueden hacerlo dentro de lo razonable.

La calidad del heno cuenta y mucho, por lo que hay que consultar en el veterinario de confianza para no tener problemas.