Animales

Ideas para decorar nuestro acuario

Aquarium close up

¿Queremos tener un acuario que sea la envidia de nuestros amigos? No basta con comprar los peces que queden más vistosos, también hay que saber escoger el escenario adecuado. Hoy os damos algunas ideas para decorar nuestro acuario a nivel general, muy sencillas. Muchas personas optan por colocar elementos naturales: rocas marinas, piedras, troncos… Esto puede darle una apariencia muy interesante al fondo de nuestro acuario y permitirá que nuestros peces se sientan en su elemento, con escondrijos a los que su instinto les guiará inmediatamente. Pero no debemos hacer esto a la ligera. Al escoger las piedras que vamos a colocar, debemos estar seguros de que no se disolverán o de que no poseen elementos extraños en su interior, en caso de que las hayamos recogido directamente de la naturaleza. Los peces son mascotas muy frágiles, lo sabemos bien, y la presencia de alguna toxicidad imprevista en su agua, por pequeña que parezca, puede acabar con ellos. Es recomendable lavar y cepillar con fuerza la roca antes de sumergirla en el acuario, y a ser posible desinfectarla con algún producto que no vaya a dejar residuos ácidos.

Lo mismo se recomienda con respecto a los troncos: que sólo se escojan aquellos con una madera dura, que se hiervan en agua con un poco de sal marina, dejándolos reposar durante unos días (incluso un mes es aconsejable) en agua corriente, y finalmente se hiervan de nuevo antes de introducirlos en el acuario.

La decoración temática

Mucho más divertido que limpiar piedras es, desde luego, escoger un tema para nuestro acuario. ¿Queremos que nuestros peces se deslicen entre los restos de un naufragio? ¿Que se infiltren sinuosamente a través de lo que parecen las ruinas de una misteriosa ciudad sumergida? Por suerte, en las tiendas especializadas en esta clase de mascotas nos mostrarán ideas para todo esto y más.

Y si no encontramos los motivos, las figuras o los adornos que tenemos en mente, podemos crear el escenario nosotros mismos, haciendo uso de nuestra imaginación y cualquier objeto cotidiano. Eso sí, siguiendo las mismas pautas de higiene que antes hemos comentado y con mucho cuidado de que los objetos que introduzcamos en el acuario no tengan aristas o partes sobresalientes que puedan herir a nuestras mascotas. Por último, no menos importante, hay una regla universal que seguir: la del buen gusto. No hay por qué mezclar objetos hasta convertir el acuario en un maremágnum de referencias: escojamos un único tema y hagamos con él nuestra pequeña obra de arte.