Animales

Vigilancia para los perros que se dejen en los coches en un parking de Canadá

perro en coche

El calor puede ser uno de los grandes enemigos de nuestros perros, especialmente por culpa de esa mala práctica de muchas personas: dejar a sus mascotas en el coche mientras acuden a hacer “un recado rápido”. Si el coche está al sol… corremos el riesgo de que acabe en desgracia.

La misma precaución que tenemos con los niños, deberíamos tenerla con las mascotas y no dejarles nunca ante el riesgo de una insolación en el coche. Pero no todo el mundo tiene esta conciencia, por lo que en un centro comercial de Canadá han decidido llevar a cabo una medida para tratar de evitar estas terribles muertes desgraciadamente tan frecuentes: se han establecido turnos de vigilancia especiales en el parking para determinar dónde hay animales en riesgo de sufrir una insolación, localizar a sus dueños enseguida, y si no es posible hacerlo incluso llamar a la policía. De la noticia nos informa Xombit, y desde luego nos parece una excelente iniciativa.

Responsabilidad ante todo

Aunque no sería necesario tener que hablar de algo así, realmente. Es una cuestión de responsabilidad básica, y de que muchos dueños aprendan y entiendan, de una vez, que las mascotas no se pueden tratar como objetos. De la misma manera que no es especialmente recomendable dejar a nuestros perros solos mucho tiempo en el exterior de un establecimiento: aunque no sean perros de raza, corremos el riesgo de que cualquier desaprensivo se lo lleve por el mero hecho de poder hacerlo. Tenemos que desterrar de nuestra cabeza esa idea de “por unos minutos no va a pasar nada”.

Si nos vemos obligados a dejar a nuestro perro dentro de un coche, que no sea demasiado tiempo, y nunca debe estar al sol. Las temperaturas en verano pueden subir de golpe en apenas unos minutos, por lo que no hemos de confiarnos ni aunque sea temprano. Y si es posible y el espacio nos lo permite, debemos dejarle un recipiente para que beba.