Animales

Interacciones caninas: las peleas (II)

Interacciones Caninas Las Peleas Ii

En un post anterior analizábamos los factores que influyen en la conducta de los perros. Lo innato cumple un rol importante, pero muy menor en comparación a lo adquirido. Un concepto especial es que hay conductas que se pueden adquirir aún previo al nacimiento, por la experiencia que se vive en el útero materno. Todos estos factores influyen en el desarrollo neurológico del perro, lo que determinará su conducta. Veamos qué es lo que ocurre con la agresión entre perros.

Las experiencias en los primeros meses de vida son muy importantes, pero la naturaleza ha previsto mecanismos para minimizar los conflictos intraespecie (en este caso perro con perro). Cuando interactúan dos perros hay sólo dos posturas posibles: dominante o dominado. No hay puntos intermedios. Eso limita en mucho las posibilidades de pelea. El lenguaje corporal de los perros marca con claridad cuál es su rol en esa relación. Porque un perro puede ser dominante con algunos y dominado frente a otros.

Es muy raro que un perro discuta una dominancia que no tiene, y en general se resuelve con algunos gruñidos de su oponente y el tema queda resuelto. El problema, como casi siempre, somos los humanos. El perro se comporta diferente si está su dueño cerca. Hace poco leía un artículo muy interesante que contaba que los perros cuando están solos difícilmente se pelean. Esos mismos perros, frente a personas, son capaces de agredirse ferozmente.

Por supuesto que ocurre, como en todas las especies, que hay individuos que son agresivos a como dé lugar. Serían el 1 % de los casos, y esos perros no respetan las reglas de juego, por decirlo de alguna forma.

Lo que me interesa destacar como conclusión es que la agresividad de los perros entre sí, está claramente influida por las personas.

Imagen: fllickr.com