Adiestramiento

Interpretando al gato

Los gatos son animales fantásticos, pero no tan claros y simples de comprender como los perros. Todos los que hemos tenido perros y gatos sabemos eso por experiencia propia. Los gatos son más misteriosos, porque en realidad ellos se relacionan con nosotros los humanos, con pautas completamente diferentes que las del perro. No están nada interesados en nuestra aprobación y más bien nos tienen como algo, con suerte querido, que está en función de ellos.

El ejemplo que poníamos hace unos días con los gatos cazadores es claro. El gato no nos trae un animal muerto como ofrenda, no es un regalo, es un intento de educarnos si nos quiere mucho.

La comunicación del gato

Cuando tenemos un gato, por lo tanto, tenemos que prestar mucha atención a su forma de comunicarse. Los gatos que conviven con humanos usan más el maullido que otros gatos. Les queda claro que es algo que llama nuestra atención y que comprendemos mejor que el para ellos clarísimo, lenguaje corporal.

El maullido

Si el gato maúlla frente al recipiente del agua  y lo hace con insistencia, por ejemplo, es que quiere que se le cambie el agua. Si bien está lleno, prefiere agua fresca. Es solo un ejemplo, pero hay que tomarse el tiempo.

Cuando tenemos un macho no castrado y hay una hembra en celo en las cercanías, ahí veremos con claridad lo que es maullar. Lo mismo con una hembra no castrada en celo, maúlla llamando a un macho cercano.

El punto es que cuando maúllan quieren algo. O esta dolorido, o aburrido, quiere salir… lo que sea, pero hay que aprender a diferenciarlo  y obviamente ver que cosas haremos y cuales no.