Animales

Ir al trabajo con el perro

Que las cosas cambian, es un hecho. Hace un tiempo conversaba con una persona que tiene una pequeña empresa y estaba mudando las oficinas. Entre las condiciones que requería el nuevo emplazamiento, era una buena terraza o patio para su perro. Todos los días lleva a su perro a trabajar, cosa que antes era impensable. Me diréis que lo hacía por ser el dueño de la empresa, pero empresas tan grandes como Google o Amazon, son dog friendly, por lo que permiten a sus empleados ir a diario a trabajar con su mascota.

Por supuesto que hay reglas. El perro tiene que tener su chip, estar vacunado y desparasitado. Tienen que ser muy tranquilo y no puede ocasionar ninguna clase de molestias. Por ejemplo, no se puede llevar el perro si en el mismo lugar físico trabaja una persona con alergia.

El dueño es responsable de que no moleste ni interfiera con el trabajo de nadie. No puede ir al comedor ni al baño, ni tampoco salas de reuniones.

Si bien todo eso suena muy estricto, simplemente es respeto por los demás, que no tienen porque ser amantes de los perros. El tema es alcanzar un equilibrio donde el perro este cómodo, pero también lo estén quienes desarrollan tareas en el lugar. No se trata de que nadie interfiera con nadie.

En lo personal creo que depende del perro, del dueño y del entorno. Si el lugar es adecuado, para el dueño es ideal y para el resto también. Solo se necesita de espacio y mucha educación.

Etiquetas: