Adiestramiento

Iván descargó el arma

Iván descargó el arma

Realmente es muy asombroso ver todo el tiempo las cosas que pueden hacer algunos perros, sobretodo los que han sido entrenados y a eso se le suma una natural inteligencia. Tampoco dejemos de lado el mérito de otros perros, como el mío, que carecen de cualquier destello de una mínima inteligencia pero que son tremendamente cariñosos y divertidos. No será ni un poco inteligente, pero es adorable. Eso si, lo que os contaré hoy creo que merece alguna interpretación.

Un trabajo con mucho riesgo

Iván es un perro ovejero alemán de tres años, que trabaja para la policía del estado de Massachusetts, Estados Unidos. El hecho ocurrió cuando en compañía de su entrenador, el agente John Picke, Iván inició la búsqueda de un arma que había sido usada en un crimen, dentro de un campo cubierto de nieve. La idea de lo que debía ocurrir es que el perro encuentre el arma  y se siente en el lugar, para marcar de esta forma la presencia de la misma. Pues no es lo que ocurrió cuando encontró el arma, que obviamente estaba enterrada bajo la nieva.

En ese momento Iván la desenterró y comenzó su propio combate en la nieve, ya que la disparó hasta que agotó el cargador. Nadie resultó herido, punto clave para destacar.

Un accidente con suerte

El asunto es que el perro no debió hacer eso  y hay quienes interpretan que el perro la disparó para minimizar el riesgo de accidente. Creo que es todo lo contrario, el perro hizo algo que no debía y de milagro no mató a nadie. La alegría de encontrar lo que buscaba hizo que fuera un paso más de lo que se le pedía (sentarse en el lugar) y accidentalmente disparó.