AdiestramientoAnimales

Jardín y mascotas, una convivencia posible

jardin-y-mascotas-una-convivencia-posible

Cuando amamos nuestras flores y plantas solemos tener más de un temor, algunos de ellos muy justificados, a la hora de acoger una mascota. En este artículo te daremos una serie de consejos para que descubras que jardines hermosos y mascotas son absolutamente compatibles, siempre y cuando te ocupes de ellos como corresponde.

Lo principal es echar por tierra ese mito y tomar en cuenta los consejos que se adecuen a tu necesidad para que tanto tú como tu mascota puedan disfrutar libremente de la belleza del aire libre en tu propio hogar.

- Bríndale su propio espacio: si tu mascota se aburre lo más posible es que termine tomando como juguete alguna de tus coloridas flores o esa planta tan aromática y atractiva. Deja sus juguetes en un espacio especial para él y siembra esta superficie con grama para evitar que busque el contacto con las plantas.

- Decide tú por dónde puede andar: para esto haz un sendero y enséñale a caminar por él, los expertos han comprobado que tanto los seres humanos como los animales establecemos caminos fijos por donde transitar cotidianamente.

- Evita las tentaciones: el miedo principal que tenemos en cuanto a los daños que puede ocasionar una mascota en nuestro jardín, son los pozos. Esto lo harán inevitablemente si encuentran tierra donde cavar. Cubre todo lo que puedas con grama o siembra pequeños arbustos que cubran esas áreas que te queden libres.

- Protege tus plantas en tanto que tu mascota aprende: en el tiempo de aprendizaje lo más aconsejable será que rodees las plantas o arbustos más pequeños con una cerca de alambre.  Ahora bien, si cuentas con mucho terreno y decides dejar un espacio para las mascotas y otro para tener un jardín más delicado, sepáralos con un cerco más alto y fuerte.

Finalmente, lo más eficiente es entrenar a tu mascota con disciplina y afecto; tu constancia y una serie clara de prohibiciones pueden hacer maravillas hasta en el cachorrito más travieso. ¡No te des por vencido!

Fuente e imagen: aol