Adopción

La adaptación al nuevo hogar de un perro que ha sido cazador

La adaptación al nuevo hogar de un perro que ha sido cazador

La adaptación del nuevo perro en casa es algo que hace todo el grupo, no solo el perro. Por supuesto que es el quien se integra en un grupo ya formado, con costumbre y rutinas que seguramente no van a cambiar en forma sustancial, pero es un hecho que todos tienen que modificar algo para que el perro encuentre su lugar  y que sea un lugar feliz. Los niños son un aspecto clave en todo esto, por lo que una buena idea para que participen es que hagan un diario para recordar los mejores momentos de esos primeros días del perro en casa. Eso les ayuda a destacar lo positivo, a expresarse, etc. Son solo ventajas.

No al abandono

Como en España se abandonan miles de perros de caza por año, adoptar uno de ellos es una idea excelente. Debemos saber que el perro puede llegar muy cansado, muy triste, asustando y con hambre. Todo eso requiere de cariño y paciencia. Siempre dejando la iniciativa de acercamiento de parte del perro, pero ofreciendo todo con calma, hablando en tonos bajos y evitando los ruidos fuertes y sobresaltos en esos primeros traumáticos días. No olvidemos que no lo han criado para socializar, sino para servir, como un objeto.

Salir con correa

Un punto clave es que el perro de caza se puede perder con facilidad. Ha sido entrenado para perseguir lo que sea, por lo que puede salir en busca de algo que luego lo deja sin saber como regresar. Por eso es que el perro sale siempre, pero siempre con correa.

Hay perros  de caza con necesitan mucho ejercicio, como puede ser un setter y otros que no. Los galgos son perros muy tranquilos que duermen todo lo que pueden, casi como los gatos.