Alimentacion

La alimentación básica del periquito

Parakeets

Como tantas otras aves de compañía, los periquitos no exigirán mucho en su dieta, pero al mismo tiempo nos ofrecen mucha versatilidad a la hora de alimentarlos. Hoy os damos algunas ideas para que nuestros pequeñajos estén felices y no se aburran de su menú.

En la mayor parte de las tiendas para mascotas encontraremos preparados de grano y semillas especialmente pensados para periquitos. Normalmente comprando esto no tendremos que preocuparnos de mucho más, aparte de asegurarnos de que siempre tengan su ración de agua fresca a mano (o… a ala). Además, tenemos que mantener siempre limpio tanto el comedero como el bebedero para evitar la proliferación de bacterias o la aparición de hongos.

Los periquitos son grandes aficionados a las frutas y las verduras. La lechuga puede ser una buena elección, siempre lavada y procurando que no se quede mucho tiempo en la jaula. En cuanto a la fruta, prácticamente no le harán ascos a ninguna. A partir de las quince o dieciséis semanas es cuando estas mascotas comienzan a aficionarse a ellas, por lo que será un buen momento para dárselas a probar. Con un poco de paciencia no tardaremos en descubrir cuáles son las que más les gustan. Cada periquito, como nosotros mismos, desarrollará afinidad con unas frutas o verduras diferentes; es cuestión de conocer bien a nuestro amigo.

¿Necesitan vitaminas extra los periquitos?

Hay un momento importante para estas mascotas, la muda de la pluma, en el que no está de más que les echemos una mano con algún complemento vitamínico. No hace falta que nos compliquemos la vida: en las tiendas de animales los encontraremos ya listos, sobre todo si acudimos a las que estén especializadas en aves. Por otro lado, también es una buena idea es colocar en su jaula una piedra caliza que puedan picotear para absorber sus nutrientes; una forma muy sencilla de aportarles algo más y asegurarnos de que crezcan sanos.