Alimentacion

La alimentación de los gatos

Bowl with food and cat isolated on white background

Los gatos son unas mascotas muy especiales que requieren de muchas consideraciones. Antes de adoptar un gato debemos informarnos mucho sobre la conducta y cuidados que requieren para asegurar un resultado exitoso. Obviamente que con un perro también hay que hacerlo, pero en general los perros son mucho más simples en todos los sentidos de la palabra. Claro que una vez que tenemos un gato, seguro que uno de estos felinos nos va a acompañar por el resto de la vida. Veamos un poco algunas consideraciones sobre la alimentación de los gatos.

Qué tipo de comidas existen

A grandes rasgos tenemos las siguientes opciones: comida casera, pienso seco y pienso húmedo. Cada una de estas opciones tiene ventajas y desventajas.

Si tenemos la rigurosidad de mantener un buen equilibrio en una alimentación casera y contamos con el tiempo para elaborarla, pues adelante.

Comida casera o comprada

Si no es el caso, tenemos los piensos. Dentro de estos siempre tenemos que optar por los de buena calidad (que no siempre son los más caros, me consta), ya que de los contrario el gato va a tener problemas.

El punto es que los gatos no son muy flexibles, si les gusta les gusta y si no, pues no comen. No son como los perros. El gato siempre tiene la opción de cazar, salvo que viva en un piso sin salida al exterior. Pero no va a comer lo que no le gusta y muchas veces los piensos secos no les gustan. Mi gato, por ejemplo, comería la comida del perro todo el día. No podemos permitirlo, por lo que es necesario vigilar que no ocurra eso.

Los piensos húmedos les gustan mucho más. Hay que ver con el veterinario del gato cual es la mejor opción para nuestra mascota en particular.