Animales

La gata, la ardilla y la multa

Esta es una historia muy, muy loca, porque esta llena de giros inesperados. Sucedió en estados unidos. Una señora encuentra una ardilla recién nacida, pero abandonada. Al no poder hacer otra cosa, la lleva a su casa e intenta alimentarla con un cuenta gotas. Fracasa rotundamente.

Luego llama a un centro de protección de animales silvestres, pero le dicen que no pueden hacerse cargo. Mientras tanto, la ardilla seguía sin comer.

Entonces se le ocurrió una idea muy arriesgada, sumar la ardilla a los cachorros de su gata, también recién nacidos, y esperar que la amamante. Con un poco de desconfianza la gata la recibió y la alimenta muy bien.

El problema es que una vez que se publica la historia, las autoridades acusan a esta señora de haber inflingido la ley, al no llevar la ardilla inmediatamente a un centro de rehabilitación. Aunque parezca mentira, deberá pagar una elevada multa.

Imagen: dogguie.com