Salud

La gatoterapia, sanando con gatos

Depositphotos_2880562_xs

Las propiedades beneficiosas de las mascotas no son un cuento de viejas o simples creencias supersticiosas. Antes bien, está estudiado que perros y gatos proporcionan ayuda a toda clase de personas con problemas físicos o anímicos. La gatoterapia no es quizás demasiado conocida, pero tiene una base muy real.

Pensemos un poco en lo que sentimos cuando tenemos un gato en nuestro regazo, si nos gustan o somos dueños de esta clase de mascotas (… y si no somos alérgicos, claro está). El gato nos transmite serenidad, una sensación de compañía y afecto sin mayores aspavientos. Y el agradable ronroneo, qué duda cabe, puede llegar a resultar tan relajante para nosotros como para ellos. En esencia, sensaciones tan sencillas y cotidianas como éstas son la base de la llamada gatoterapia, que se ha utilizado con éxito tanto en niños (se ha comprobado que fomenta el deseo de comunicación en pequeños que no lo tienen especialmente desarrollado) como en ancianos (los gatos son capaces de eliminar el estrés en personas convalecientes con su simple presencia).

Una base científica

Si somos de los que preferimos datos empíricos para demostrar esta clase de razonamientos, podemos acudir, por ejemplo, a la investigación de 1995 de Friedmann E. y Thomas SA., Pet ownership, social support, and one-year survival after acute myocardial infarction (Tenencia de mascotas, apoyo social y supervivencia de un año después de un infarto de miocardio agudo). El resumen de dicho estudio, que se puede encontrar sin mucha dificultad en Internet, prueba que las personas que han sufrido accidentes cardiovasculares mejoran más rápido y tienen más posibilidades de supervivencia si conviven a diario con gatos, de forma similar a quienes poseen un apoyo social constante (Vía: Spainfitness.com). Es una idea que se refrendó tiempo después, en 2009, en Nueva Orléans, durante la Conferencia Internacional de Derrames Cerebrales a cargo de la Asociación Norteamericana de Accidentes Cerebrovasculares.

Etiquetas: