Animales

La historia de amistad de Schoep y John

Sparkling lake

Cualquier persona que tenga mascotas sabe que en ocasiones son lo único que nos sostiene cuando el mundo se empeña en golpearnos desde todos los lados. Son muchas las historias que podríamos recopilar, pero vamos a contaros la de Schoep y John; perro y amo que se salvaron la vida mutuamente.

La historia comienza con John Unger, un residente de Wisconsin, y en el momento en que, como tantas miles de personas, fue atrapado por las garras de la depresión de las que nadie está a salvo. Son muchas las maneras de enfrentarse a este trance tan terrible, y John escogió apoyarse en un nuevo amigo. Un tímido cachorro de perro de ocho meses de nombre Schoep que había sido maltratado por su anterior amo. A Schoep, como suele suceder a mascotas que han pasado por este tipo de trato, le costó en un primer momento confiar en John, pero éste no dudó en volcarse en él con toda la paciencia necesaria, hasta conseguir aliviar su desconfianza. Y lo mismo sucedió a la inversa: gracias a Schoep, el estado depresivo de John, que le había llevado incluso a considerar el suicidio, mejoró visiblemente.

John y Schoep se volvieron inseparables, y quizás la historia no habría pasado de aquel comienzo anecdótico hasta que Schoep, muchos años después, desarrolló artritis y una displasia de cadera que poco a poco le fue impidiendo caminar, hasta llegar a provocarle tremendos dolores. Sin embargo, John encontró la manera de ayudarle incluso en una enfermedad de esta magnitud: descubrió que las aguas del lago Bakefield calmaban el sufrimiento de su amigo, por lo que cada día sin excepción lo llevaba hasta allí. Ambos se sumergían en las aguas y flotaban abrazados el uno al otro, un momento que fue inmortalizado en una hermosa fotografía que llegó a dar la vuelta al mundo a través de Internet, y en vídeos como el que podéis ver a continuación.

Schoep falleció el pasado 17 de julio después de pasar 20 años junto a John. Su historia resultó conmovedora para todos los que la siguieron a través de su blog o de sus entradas en Facebook, pero incluso cuando hayan transcurrido años enteros quedará en nuestra memoria como un paradigma de superación y del extraordinario e irrepetible vínculo que podemos establecer con nuestras mascotas.