Animales

La historia de Christian, el león mascota

Depositphotos_2731429_xs

Todos hemos soñado alguna vez de pequeños con tener mascotas exóticas: tigres, leones… Pues bien, en la década de los sesenta no era algo muy descabellado en Inglaterra. Ésta es la historia de dos jóvenes que quisieron hacer su deseo realidad y adoptaron a un joven león de nombre Christian.

Cuando John Rendall y Anthony Bourke pensaron en adoptar a un león, en 1969, probablemente sólo pensaban en convertirse en los dueños de mascotas más originales de su barrio, y por supuesto en la envidia de sus amigos. Así que llevaron a Christian a su hogar y éste no tardó en adaptarse a ellos. Parecía poco menos que un perrote grande, bonachón y tranquilo, al que podían sacar tranquilamente a pasear a la calle… Pero la naturaleza, claro está, siguió su curso. Y el curso biológico de Christian le llevó a crecer y a convertirse en algo más que un perro grande.

La difícil decisión, la mejor para Christian

Llegó el momento en que la convivencia con el león se hizo insostenible, no por falta de cariño y dedicación sino por el tamaño que había adquirido, que dificultaba que viviera en un piso. No sólo para sus amos; el joven león no podría moverse ni gastar su inagotable energía como precisaba. Así que John y Anthony decidieron que no iban a desentenderse de él llevándolo a un zoológico, sino que le iban a dar el futuro que su amigo se merecía. No dudaron en embarcarse con él hacia Kenia para que se integrase en la sabana con otros como él. No ya mascotas, sino animales en libertad.

Las primeras semanas de Christian fueron duras; su instinto se hallaba adormilado después de su vida de comodidades, pero no tardó en aprender a ser un león con la ayuda de otros de su especie. El colofón de nuestra historia, hermoso sin duda, llega un año después. John y Anthony deciden ir a visitar a su amigo, que al parecer ya tenía incluso hembras a las que cortejar. Los responsables de la reserva les advirtieron que tuvieran cuidado: después de tanto tiempo, lo más probable era que no les reconociera y podía incluso atacarles.

¿Qué creéis que sucedió en el reencuentro? No os lo contamos. Aquí abajo tenéis el vídeo para verlo por vosotros mismos.