Adopción

La historia de Cropper y Jack, los zorros mascota

Depositphotos_28597345_m

Son muchas las mascotas poco tradicionales que comienzan a proliferar en los hogares: comenzando por hurones, pasando por los erizos y terminando incluso en tejones… Hoy os contamos la historia de dos zorros, Cropper y Jack, rescatados del bosque, que se convirtieron, contra todo propóstico, en animales de compañía.

Nuestra historia nos lleva a Kent, en Inglaterra, concretamente a Turnbridge Wells. Allí es donde se encuentra The Fox Project, encargado de localizar y rescatar a los zorros que aparecen heridos o enfermos fuera del bosque, generalmente en las cunetas de las carreteras. En el caso de Cropper, apareció además con una enfermedad bastante severa, la siempre dura toxoplasmosis. Así que se planteó el dilema: si no se le encontraba un hogar, habría que sacrificarlo.

Por suerte, apareció alguien dispuesto a compartir su vida con él y con sus otras mascotas: un ingeniero retirado, Mike Trowler. No sólo curó las heridas de Cropper, sino que lo cuidó como a otro de sus perros o gatos, proporcionándole un sitio donde jugar y ejercitarse y sacándolo a pasear. Cropper vivió con Mike durante siete años, hasta 2007, y en este vídeo podemos ver lo bien que se adaptó a la vida casera. Como un gato grandote.

Jack, un nuevo compañero

Tras la pérdida de Cropper, Mike continuó con su labor junto a The Fox Project, ayudando incluso a los cachorros que se quedaban huérfanos, a los que cuidaba hasta que podía devolverlos al bosque. No tardó en añadir un nuevo miembro a su familia de mascotas: Jack, otro zorro adulto que rescató con heridas parecidas a las de Cropper, y que convive en su hogar en perfecta armonía con él y sus animales… incluso con su pareja de tejones. Todo un ejemplo de amistad y una muestra de que, como bien nos dice Mike en el vídeo bajo estas líneas, no deberíamos separar a los animales en “peligrosos” o “inofensivos”. Muchos de los que consideramos inadecuados para un hogar pueden convivir con el ser humano siempre que se sientan bien tratados.

(Vía: Dogheirs)

Etiquetas: