Animales

La limpieza de la caseta del perro

La limpieza de la caseta del perro

La caseta del perro es un lugar que hay que mantener muy limpio. Cada varias semanas, no más de 3, se debe hacer una limpieza profunda de la misma, lo que por otra parte nos permite constatar el estado de la misma. Hay que ser estrictos con esta rutina de limpieza y que hace a la salud de nuestra mascota.

Lo ideal es hacerlo en un día de sol, para que se pueda secar todo. Comenzamos retirando todos los elementos del interior, seguramente una manta y algunos juguetes. Aprovechamos para lavar la manta en ese momento. Lo ideal es que la caseta tenga el techo rebatible, lo que nos permite acceder mejor a la misma.

Barremos y quitamos todos los residuos sólidos que hay en el interior. Luego, con un paño húmedo limpiamos paredes y techo. Lo ideal es embeber el paño en detergente de cocina, o en una mezcla de limón y vinagre. Lo importante es evitar los productos perfumados, que no les gustan mucho a los perros y les pueden producir alergias. El aclarado es muy importante así como un correcto secado de la misma, antes de colocar de nuevo la manta limpia.

Aprovechamos para constatar el estado de maderas y clavos, de modo que nada pueda lastimar a nuestra mascota. Sectores ennegrecidos de la madera pueden indicar el mal estado de la misma. Si es necesario se remplaza. Cada dos o tres años conviene repintar la caseta para que la madera dure más. Con una simple mano de barniz alcanza para lograr ese objetivo.