Salud

La malta y los gatos

Lovely little cats

A todos nos asusta la primera vez que escuchamos a nuestro gato toser espasmódicamente… para finalmente soltar una bola de pelo y marcharse tan tranquilo. Aunque se trata de algo completamente normal en su día a día, no debemos pasar por alto la importancia de conseguir que eliminen estos residuos.

La mejor forma de asegurarnos de que no sufren ningún trastorno por la acumulación de bolas de pelo se encuentra en la malta: ese producto habitual en cualquier tienda de mascotas compuesto por cereales (la propia malta), aceite y grasas animales, y que en ocasiones también incluye levadura y leche, además de otra clase de antioxidantes. Raro es el gato al que no le entusiasme, así que normalmente no tendremos problema en administrárselo. Hay quien añade la malta a su comida, y quien simplemente le da un poco untado en una chuchería o en el dedo. En cuanto a la frecuencia, lo normal es dársela durante la época de muda de pelo, aunque si hablamos de gatos de pelo largo podemos optar por darle dosis regulares dos o tres veces a la semana, sin que haya peligro alguno para su salud.

Otras opciones para purgar a nuestro gato

Si somos amantes de lo natural, ¿por qué no trasladarlo a nuestras mascotas? Tenemos otras opciones para conseguir que nuestro gato se purgue de las bolas de pelo completamente naturales. Por ejemplo, la hierba gatera. Poco hay que decir de ella, excepto que es importante que observemos cómo sienta a nuestro gato desde el primer momento: en algunos de ellos llega a producir excitación, más que la relajación esperada. Y eso no sólo puede ser peligroso para ellos en un momento dado… sino también para nuestros pobres muebles.

Por otro lado, algunos expertos en mascotas recomiendan darles espárragos a tiras, tal cual, junto con su comida. Si les gusta, habréis encontrado un excelente sustituto para la malta. ¡Más natural, imposible!