Animales

La muerte de una mascota y los niños

A los seres humanos la muerte es algo que nos cuesta mucho aceptar, sobretodo a los adultos. La muerte de una mascota muy querida no escapa a ese mal entendimiento, lo que hace que superarla sea muchas veces más difícil. Y como vemos las cosas desde nuestro punto de vista, tendemos a creer que lo mismo ocurre con los niños.

En realidad, en la mayoría de los casos no es así. Los niños aceptan con mucho más naturalidad la muerte de lo que los adultos creen. Y si somos francos con ellos, el proceso del duelo se da en forma saludable, lo que no quiere decir que sea sin tristeza.

Mentirles a los niños diciendo que la mascota se ha ido a vivir al campo, por ejemplo, es bastante común, y no deja de ser una idea bastante tonta. Quienes no podemos con la idea de la muerte somos nosotros, no ellos.

Si la mascota muere luego de una enfermedad es importante preparar a los niños sobre lo que va a ocurrir. Pero en todos los casos, los niños tienen que saber que las mascotas viven mucho menos que nosotros, y que encarar su muerte es un hecho que deberemos afrontar.

Dejarlos que lloren y pregunten lo que quieran. Esta claro que no es bueno dar detalles desagradables, pero si ser honestos con ellos.

Imagen: flickr.com