Animales

La sarna en perros y gatos

La sarna en perros y gatos (I)

La sarna es una infección de la piel producida por ácaros microscópicos, que se alojan en diferentes niveles de la misma. Las variantes son muchas con gravedad diferente. Tanto perros, gatos y humanos pueden padecerla, pero un punto muy importante es que algunas son exclusivas de cada especie.

Por ejemplo, una variante puede atacar tanto perros como gatos, y otras atacan con exclusividad a los perros. En general la sarna que padecen los perros no se contagia a los humanos.

Los síntomas son diferentes de acuerdo a la variante, pero todas producen una picazón muy intensa y casi todas la formación de costras y pérdida de pelo en la zona afectada. Como el animal se rasca con insistencia, puede producirse lesiones que pueden infectarse posteriormente con bacterias.

Sin duda alguna es una enfermedad muy contagiosa y requiere de atención veterinaria inmediata para evitar las posibles complicaciones y aliviar a la mascota.

Es especialmente molesta y puede complicarse con infecciones más serias si se la deja evolucionar.

Por supuesto que lo mejor es prevenir este tipo de problemas. Evitar el contacto con animales que la padecen es una primera medida. En caso de tener más de una mascota y una se nos infecte con sarna, es muy importante aislarla mientras se le trata para evitar más casos.

Si el animal tiene una buena alimentación y un correcto cuidado de su salud seguramente no tendremos este problema. El cuidado incluye una buena desparasitación tanto interna como externa. En todos los casos es el veterinario quien lo indica.

Lo que no debemos hacer es seguir recetas caseras que suelen agravar el problema y que no son efectivas.