Animales

La temperatura en los reptiles

La temperatura en los reptiles (I)

Los reptiles son mascotas por las que algunas personas tienden a optar. En lo personal no los recomiendo porque suelen ser animales exóticos, cuyo comercio está prohibido. En el caso de ser mascotas permitidas, aún así son de manejo relativamente complejo. Uno de los problemas es el de la temperatura.

Los reptiles carecen de un sistema de control de temperatura, por lo que se dice que son ectodérmicos. A diferencia de otros animales, el único recurso que tienen para aumentar su temperatura es acercarse a una fuente de calor,y para perderla acercarse a una fuente de menor calor, como puede ser la sombra o el agua en estado natural. La vida del animal depende de esto.

Por este motivo, su habitar en casa, o sea el terrario tiene que estar perfectamente adaptado a estas necesidades. Tiene que tener un sector más calido y otro mucho menos, de modo que el reptil pueda moverse de uno a otro según las necesidades.

El mecanismo de control de temperatura de los reptiles es sumamente precario, por lo que depende exclusivamente de la temperatura ambiente. Esto los define como animales ectodérmicos. Si decidimos tener un reptil en casa, uno de los cuidados básicos es tener un terrario con dos temperaturas diferentes: un sector más calido que el otro.

Tener un termómetro, o mejor aún, dos, es ideal. De esta forma nos aseguramos de que todo esté bien. Si tuviéramos una falla de energía y el ambiente se torna frío, una buena idea es colocar una botella con agua tibia, envuelta en una toalla en el interior del terrario.

Si el animal se ha enfriado, se torna apático e inapetente. Puede verse algo más oscuro. Si lo dejamos en esa condición puede morir. Lo que debemos hacer es sumergirlo en agua a 21 grados, cuidando que no introduzca la cabeza en la misma. Luego de un rato lo retiramos y secamos muy bien con una toalla tibia. Lo volvemos a colocar en el terrario, con una temperatura no muy calida, pero que vamos subiendo gradualmente.

En todos los casos es clave la consulta con el veterinario especialista en estos animales.