Belleza y Moda

Las uñas y el pelo del gato

Quienes hemos tenido un gato alguna vez, damos fe de lo independientes que son. El gato no tiene la docilidad del perro, y establecer algunas rutinas de su cuidado puede requerir de tiempo. Por eso es importante tener consistencia en las mismas, no estresar al animal, y hacer que el momento de su cuidado sea de disfrute y no de ansiedad.

Desde pequeño debemos acostumbrarlo a cepillar su pelo, para que se libere de polvo y pelo muerto que se acumula. Para eso, hay unos guantes muy suaves que pasamos delicadamente por todo su cuerpo. El gato tiene que verlo como un mimo y no como una tortura de tironeo.

Otro punto que hay que cuidar mucho son las uñas, sobretodo si el gato no tiene el desgaste normal, tal cual ocurre en los gatos que viven dentro del hogar. Igualmente recomiendo especialmente que tengan una superficie especialmente dedicada para arañar.

Cada tanto, si las uñas están muy largas, las podemos recortar, con el instrumentos adecuado que venden en veterinarias. Tener en cuenta que solo se recorta la parte distal, que es transparente.

Imagen: tiendanimal.es