Adopción

Las ventajas del perro anciano

Portrait of happy male senior with his best pal, a cute dog

Pocas veces tomamos en cuenta los perros ancianos  a la hora de pensar en la adopción. En realidad es un error de nuestra parte, porque un perro envejeciendo saludablemente puede ser la alegría de la casa. Ser anciano no es estar enfermo y la edad tiene sus ventajas, que no son pocas. Si pensamos en los problemas que debemos enfrentar cuando adoptamos un cachorro, considerar un abuelo como compañero de vida es algo que vemos con mejores ojos.

Ya educado

El perro de edad más avanzada ya se ha educado. No nos vamos a encontrar una mañana que la nueva y carísima alfombra de la sala ha sido el mejor lugar que ha encontrado el perro para orinar o que morderla ha sido un encanto. Un perro de esa edad no hace lo que un cachorro hace normalmente y que debemos no solo tolerar sino tomarnos el tiempo y esfuerzo de educar. Este ya viene educado, ya entiende como comportarse en el paseo, donde hay que orinar y ya no tiene la necesidad de morder todo lo que en la casa le parece divertido.

Todo para dar

Un perro ya grande no necesita de cantidades importantes de ejercicio. No necesita correr una hora por día, con unos tranquilos paseos a olfatear el barrio le alcanza y sobra. Ya tiene claros los horarios y duerme cuando los humanos duermen. Son cariñosos y agradecidos.

En lo personal me parecen ideales para personas también mayores. El no tener que hacer ejercicio es un punto clave, pero también lo es el hecho de ya venir educado y no dar tanto trabajo. Es solo disfrutar de su compañía y su cariño.