Salud

Los cuidados de una perra preñada

Los cuidados de una perra preñada

Cuando la princesa de la casa se encuentra gestando cachorritos, es toda una revolución. Por supuesto que solo debe ocurrir cuando nosotros queremos que ocurra, una preñez no puede ser un accidente. Por otra parte, hay que tener claro que haremos con todos y cada uno de los cachorros, previendo siempre el peor escenario, o sea, una camada enorme. El punto, sea como sea, es cuidar a la perra para que todo resulte bien para ella y sus hijos.

Vida normal

Si la perra está acostumbrada a la actividad física, debe continuarla. No se trata de hacerla  saltar cuando está a horas de parir, pero no tiene porque dejar se hacer sus caminatas. Está preñada no enferma  y el sedentarismo es el verdadero enemigo, no el deporte.

Las temperaturas extremas son un problema no menor. Hay que evitarlas de todas formas, sobretodo los cambios bruscos de temperatura. Si la perra sale a caminar como debe, hay que vigilar bien su abrigo. Todo con criterio, si es una linda tarde de invierno con sol y no mucho frío no hay que prepararla para ir al Polo.

Cuidar su peso

Pero tal vez la mayoría de los problemas se dan con la comida. Antes de que la perra quede preñada tiene que estar en un peso normal. Si no es el caso, debemos tener clara la diferencia entre sobrepeso y obesidad, para actuar en consecuencia corrigiendo lo que se necesario. Tampoco se trata de dejarla demasiado delgada. Sin embargo será el veterinario que sigue esta preñez el que, en el transcurso de la misma adapte las necesidades de la perra a su situación.