Salud

Los cuidados sicológicos y emocionales de las mascotas

Happy family playing with dog on beach

Cuando pensamos en tener o no una mascota y nuestra evaluación se limitan a la alimentación y cuidados sanitarios, pues no debemos tener una mascota, sobretodo si estamos pensando en perros y gatos. Tal vez sea el caso de tener una pecera, donde los cuidados no son del tipo que veremos hoy. Pero un perro o un gato tienen necesidades que superan lo netamente nutricional y sanitario. Hacer amigos es fundamental para vivir feliz, no solo para las personas. Un perro o un gato tienen que poder socializar y tienen que tener algo que hacer todos los días.

Ofrecerles una buena actividad

Desde el punto de vista sicológico, es clave que tengan juegos. Un gato aburrido puede enfermar solo por esa inactividad. Podemos comprar juguetes para el gato o los podemos fabricar en casa, pero tiene que tener juguetes. Lo mismo pasa con el perro. Claro que en su caso, con los paseos diarios ya hay una actividad fija, pero también es importante complementarla con juegos que impliquen un desafío para ellos. Cuanto más inteligente es un perro más necesidad de esos juegos y de entrenamiento constante tiene.

Socializar es importante

Cubrir las necesidades afectivas de un perro o un gato no se limita a las caricias, aunque estas son muy importantes. En ambos casos, su afectividad tiene que ser estimulada con una correcta socialización, en primer lugar con el grupo humano  que convive. Para los perros es clave interactuar con otros perros a diario. La socialización del gato es diferente, va un poco más a depender de cada gato en especial, pero igual hay que saber que no debe estar solo todo el tiempo.

Etiquetas: