Animales

Los delfines, un salto distinguido

Depositphotos_15632785_m

Los delfines son acróbatas naturales, deleitan con su danza y se comunican con diferentes sonidos. Son su manera de comunicarse, orientarse o cazar sus presas, acorde a lo que quieren expresar y responder a los ecos de sus pares.

Los colores de la piel generales, son las tonalidades del gris, más claro en el vientre, y más oscuro en el lomo. El largo de los delfines es de 2 a 9 metros, con una cabeza grande, cuerpo alargado, hocico y un orificio en la parte superior de su cabeza.

Se comunican de un modo muy particular, nadan con un estilo delicado, saltan y se hunden armoniosamente. Necesitan subir a la superficie para respirar y por eso asoma la cabeza. Cada parte del cuerpo, tiene utilidades propias: las aletas, el hocico, la cola aplanada horizontalmente, los dientes cónicos y el respiradero.

La gestación dura 12 meses, después del parto permanece junto a su mamá entre 3 y 6 años. En este tiempo aprende a pescar y hábitos de la comunidad. Son animales unidos, si uno de ellos está muriendo, con  sonidos llaman a los demás, para levantar el cuerpo de modo que el orificio por el que respiran esté sobre el agua.

También se utilizan como animales para espectáculos, y un delfín es un ícono de inteligencia superior. Una curiosidad: no duermen, descansan  disminuyendo su actividad, flotando y dejando fuera su respiradero (letargo).