Animales

Los gatos de pelo largo



Los gatos son animales extremadamente limpios. No les gusta nada que huela mal y su aspecto, a juzgar por el tiempo que le dedican, es muy importante para ellos. Pasan horas y horas en esos eternos rituales. Cuando un gato tiene problemas de salud, es común que dejen de acicalarse. Es un síntoma más de que las cosas no van nada bien. Quienes viven con gatos saben que esto es así. Colaborar con esa buenas  prácticas de higiene es muy importante  y la rutina del cepillado forma parte de esas tareas.

Cepillar desde pequeños

Los gatos de pelo largo necesitan una rutina de cepillado muy concreta. Tiene que ser un momento de placer para el gato y no un tironeo constante. Si el gato se acostumbra desde pequeño no hay problema, sobretodo si estamos usando un cepillo indicado. Mejor dicho, los cepillos indicados. Ya que para la cara es importante usar un cepillo diseñado especialmente para esa zona. En cambio, los gatos de pelo corto se cepillan muy bien con guante, algo muy simple de hacer y que para el gato es una especie de masaje.

Cuidados de la piel

Cuando estamos cepillando el gato es el momento de revisarlo. Hay muchas enfermedades que se manifiestan con trastornos en la piel como puede ser un alergia a los lácteos (en gatos es más  frecuente de lo que la gente cree) o por ejemplo hongos, que veremos como zonas sin pelo. Si el pelaje es muy tupido vamos a tardar mucho tiempo en notar esos problemas si no los revisamos.