Salud

Los gatos y el uso del váter

Depositphotos_11976169_m

No es una leyenda urbana: hay muchos dueños de gatos que prefieren que sus mascotas hagan sus necesidades en el váter en lugar de en la tierra. ¿Qué ventajas e inconvenientes tiene esto?

Conseguir que nuestros felinos se acostumbren a utilizar el váter para hacer sus necesidades puede no ser tarea fácil: si hemos pasado por el tedioso proceso de intentar enseñarles algo, sabemos que hasta lo más nimio puede convertirse en una odisea. ¿Cómo modificar un hábito tan arraigado en estas mascotas, dependiente de uno de sus instintos más primarios? Hay adiestradores que se especializan en esto, y también podemos encontrar fácilmente en Internet métodos para conseguirlo por nosotros mismos como los kit de aprendizaje de Litter Kwitter o el de Servicat. Las ventajas nos las dejan muy claras en cualquier página que consultemos al respecto: nos ahorraremos el dinero de la arena, que al cabo del año puede ser considerable, y evitaremos los malos olores, así como el tiempo que debemos dedicar a la limpieza de la bandeja.

Las desventajas: higiene y salud

Sin embargo, más allá de la comodidad que nos puede suponer enseñar esto a nuestras mascotas, hay otros aspectos a tener en consideración. En primer lugar, puede que no todo el mundo esté de acuerdo con la higiene, un tanto cuestionable sin duda, que puede suponer el compartir la taza del váter con un gato. Por otro lado, el hecho de que tengamos visibilidad sobre las heces de nuestro gato nos ayuda a vigilar su salud. Más de una vez, nuestro veterinario nos preguntará en qué estado se encuentran sus deposiciones o su orina para intentar determinar una posible enfermedad… y si nuestro gato hace sus necesidades en el váter difícilmente vamos a poder comprobar esto. Debemos poner en una balanza las ventajas y las desventajas, y sobre todo pensar no sólo en nuestra comodidad sino en la de nuestro gato.