Salud

Los mejores productos antipulgas para perros

Depositphotos_9496952_xs

Para deshacernos de las pulgas no basta con lavar a nuestro perro a fondo. Estos molestos parásitos, casi invisibles a la vista, pueden llegar a ser huesos duros de roer y acarrear problemas en nuestro hogar. Nada mejor que conocer los mejores productos antipulgas para perros para evitarlo.

Si queremos que nuestras mascotas estén protegidas todo el año, una buena opción es comprar un collar antiparasitario. Hemos de leer atentamente las recomendaciones y consultar a nuestro veterinario si queremos utilizarlo en perros muy pequeños, ya que pueden existir contraindicaciones. En todo caso, si adquirimos collares antiparasitarios de marcas cuya calidad conozcamos de primera mano no deberíamos tener ningún problema.

Mucho cuidado con el calor

En verano es cuando debemos tener más precaución. Si durante todo el año las pulgas pueden reproducirse a una velocidad vertiginosa (en una sola puesta pueden llegar a producir hasta cuarenta huevos), en los meses de calor es cuando realmente proliferan. Seguro que lo hemos notado en nuestras mascotas, sobre todo si volvemos de una caminata o de un paseo por el parque y han estado con otros perros: se rascan mucho más a menudo y se les ve más incómodos. Lo mejor para prevenir este problema son las pipetas, que se aplican a ras del pelo del animal. Lo más habitual es que duren unos dos o tres meses, por lo que una caja puede durarnos incluso más allá del verano y resultarnos bastante económica.

Las pastillas son otro método que podemos emplear todo el año. Las más conocidas son las que se administran en una dosis mensual, impidiendo, entre otras cosas, que las pulgas puedan poner huevos en la piel del animal (o mejor dicho que éstos sean viables). Si nos encontramos con que las pulgas se han adueñado de nuestra casa, algo que por desgracia puede suceder de manera muy habitual y sin que nos demos cuenta, lo mejor es utilizar algún spray, que podemos adquirir en farmacias o en las propias veterinarias, y rociar los sofás, camas, etc. Cualquier lugar en el que nuestras mascotas se coloquen y que pueda ser de riesgo para nosotros. No nos olvidemos que las enfermedades que transmiten estos parásitos también afectan a los seres humanos.