Animales

Los peligros del hogar para los hurones

Ferret

Cualquier persona que conviva con un hurón sabe lo curiosos que son. Pero no debemos verlo como un simple detalle simpático: también debemos estar muy atentos para que sus travesuras no se conviertan en peligros más serios para ellos.

Lo primero a lo que estas mascotas le prestarán especial atención serán todos esos recovecos en los que puedan meterse. Desde aspiradoras hasta cualquier otro tubo que les llame la atención. Debemos intentar mantenerlos fuera de su alcance, aunque teniendo en cuenta su habilidad para trepar y filtrarse por donde quieren esto puede ser más difícil de lo que pensamos. Otra de las precauciones básicas que ha de tener en cuenta cualquier dueño de estas mascotas es la de mirar siempre dos veces antes de plegar un sofá cama o una silla. Los hurones adoran colocarse en el mecanismo intermedio, y se conocen muchos tristes casos de algunos que han muerto cuando sus amos, sin percatarse de ello, han cerrado el mueble de golpe.

Sus “tesoros” escondidos

Si un hurón la toma con un objeto en particular (el mando a distancia de la tele, la cartera, un calcetín)… podéis darlo por perdido. Quizás no por perdido, pero podéis estar seguros de que pasará a formar parte invariablemente de sus tesoros. Y es que a estas mascotas les encanta tener su propia madriguera y llenarla de cachivaches que encuentran en sus exploraciones, y que por algún motivo les fascinan. Si además pueden abrirlos y encontrar otros pequeños tesoros en su interior, ¡mucho mejor!

Por supuesto, aquí también nos encontramos con el riesgo de que atesoren algún objeto peligroso para ellos, por ejemplo algo con un borde cortante que pueda herirles. Por no mencionar el hecho de que tendremos que sacar mil veces las llaves de detrás del sofá, o donde quieran esconderlas… Así que otra precaución básica consiste en mantener bien cerrados los cajones donde guardemos nuestras pertenencias valiosas, y lo mismo hemos de hacer con cajas o armarios.