Animales

Los perros de antes

Hace unos días me encontré con una amiga que conozco desde que éramos niñas. De tarde nos juntamos y ella trajo su perra a casa, para jugar con mi perro. Ahí me di cuenta de cuanto han cambiado las cosas, en todos los sentidos, pero también para los perros. En este caso el contexto era algo diferente pero de todos modos las cosas no son ni parecidas.

Es verdad que hace unos años no vivíamos en una gran ciudad, sino que en una zona de chalets, muy abierta y segura, donde se respiraba mucha libertad. Sus perros y mis perros estaban sueltos, no molestaban a nadie, se visitaban de casa en casa y no daban problemas. No eran agresivos ni entre ellos (y cuando tenían un problema no pasaba a mayores sin necesitar intervención) ni con las personas. Por supuesto que la base de su dieta era la nuestra, simplemente comían sobras y lo que se cocinaba para ellos. Al veterinario iban solo en caso de enfermedad y por las vacunas, jamás por una revisación periódica.

Ahora nuestros perros no están jamás sueltos. Para verse con otros perros hay que llevarlos de visita y tienen todo un aprendizaje de socialización. No son ni la mitad de rápidos para solucionar esa primera etapa. Tenemos que estar presentes para vigilar que todo salga bien.

Solo comen pienso  y muy de vez en cuando y no sin remordimiento, le damos alguna otra cosa de comer. Visitan al veterinario con mucha frecuencia.

Seguro que son más sanos, pero el otro día me quedé con la idea de que se divertían mucho más antes.