Salud

Los perros y los cambios de horario

tired dog

Tanto si se trata del cambio de hora que en muchos países se decreta al principio de verano y corrige al terminar el mismo, como si se trata de un largo viaje, los perros acusan recibo con toda claridad de los cambios de horario. De hecho algunos perros lo padecen más aún que las personas, dato a tener muy en cuenta sobretodo en situaciones especiales. Veamos un poco más de que se trata y que podemos hacer.

Minimizar los riesgos

Cuando un perro hace un viaje, especialmente si se trata de un viaje en avión de más de tres horas, su cuerpo acusa recibo. Si el cambio de horas es notorio, mucho más. El jet lag durante las vacaciones es algo que sufrimos todos. El perro puede verse cansado, nervioso o apático, con alteraciones en el sueño y en la alimentación. Cuando se trata de perros en los extremos de la vida, ancianos y cachorros, la capacidad de adaptación es menor y el fenómeno es mucho más notorio. Los perros que se encuentran enfermos, tengan la edad que tengan, son los más sensibles a estos problemas.

Tratar de hacer la adaptación antes

Si en lugar de tratarse de un viaje se trata del cambio de hora impuesto, si bien es menos obvio el problema, muchos perros pueden estar hasta una semana asimilando el cambio, lo que está dentro de lo previsto.

El punto es que si se trata de un cambio de horario o un viaje, es algo que ya sabemos que va a ocurrir, por lo que si tenemos perros en edades extremas o enfermos, lo ideal es adelantarse unos días a esos cambios y comenzar nosotros a hacerlo de una forma gradual. Si es un viaje, una semana antes vamos cambiando las rutinas de a 15 minutos, por ejemplo.