Animales

Mitos y verdades sobre las “razas peligrosas” (II)

Mitos Y Verdades Sobre Las Razas Peligrosas Ii

En un post anterior veíamos algunos puntos que nos permiten desmitificar algunos conceptos de manejo popular. Existen razas que se identifican como peligrosas, y eso se fundamenta en ideas erradas. Básicamente las razas de perro son creaciones del hombre. En este “diseño” es relativamente fácil conseguir (con el tiempo necesario, por supuesto) determinados rasgos físicos. No ocurre lo mismo con los rasgos de comportamiento.

La base para sostener esa idea, es que el comportamiento canino es adquirido en un porcentaje que va entre el 70 y 80 %. Por lo tanto, lo heredado es un porcentaje muy menor del resultado final. Un perro con ambos padres dóciles y tranquilos, con la educación precisa, puede llegar a ser una verdadera fiera.

Pero ocurre algo muy curioso. ¿Por qué un perro con aspecto bondadoso, como el labrador, resulta casi siempre (destaco que no siempre) un perro amable y dócil? Pues la respuesta es muy simple, quien decide tener un labrador busca esas características de comportamiento, y suele educarlo en ese sentido.

Un perro con aspecto feroz, en general es elegido por una persona que busca que su perro cause como mínimo, miedo en los demás. Y lo educa así. Claro que se le puede venir en contra, pero es otro tema.

El punto es que no es lo mismo un perro mal educado y de mal carácter que pese 4,5 kg, que un perro de 70 kg, educado para ser feroz. Es obvio que el segundo caso es muy peligroso.

Pero no se debe a la raza, se debe a cómo se le enseñó, ya que la conducta del perro es adquirida en un porcentaje más que significativo. No le echemos la culpa al perro ni a la raza. Tampoco el dueño es el único responsable. El punto es, en todos los casos, educar bien al perro. La mayoría de las mordidas que requieren atención médica ocurren en el hogar, por parte del perro de la familia, y obviamente nadie está buscando conscientemente que eso ocurra.

Antes de decidirse por tener un perro, sea la raza que sea, es necesario informarse de cómo debe ser educado.

Imagen: perrosamigos.com

  • Rod

    Coincido totalmente, tengo dos Pitbull, y muchas veces me veo forzado a esquivar perros (normalmente de razas pequeñas), puesto que tengo miedo que ataquen a los mios.

    Lo normal es que los propietarios, al tener un perro pequeño no le apliquen disciplina tal cual lo harian con un perro de peso y dimensiones de consideracion, y esos, los “pequeños”, esos son los peores.

    Me veo obligado (por ley) a sacarlos con bozal y una correa de menos de 1 metro, le gente piensa que son “feroces”, sin embargo son mas dociles que cualquier otro perro, puesto que así les eduqué.

    En una ocasión un caniche atacó a uno de mis perro…

  • Ariana_perdomo

    DONDE ESTA LA PARTE I