AnimalesSalud

No a los circos con animales

Hasta las primeras décadas del siglo pasado, las personas con alguna clase de discapacidad eran las atracciones principales de las ferias o circos. La mujer barbuda, el hombre sin piernas, etc. De hecho, en algunos lugares aún existen ese tipo de prácticas, que a todos nos parecen igual de aberrantes. En la misma línea de espectáculo sin sentido y sin ética alguna, se encuentran los circos con animales.

Defender a los animales

Si lo razonamos un poco, no tiene absolutamente ningún sentido ver un elefante levantando una pata, un mono en bicicleta o un león rugiendo en una pequeña jaula mientras tiene que hacer todo tipo de cosas sin propósito. El resto del día, mientras no están en función, viven en espacios reducidos, haciendo una vida que no hay animal en el mundo que merezca tener. Lo peor es que hay gente que piensa que esto es un espectáculo donde un niño puede divertirse.

Respetar a los animales

Esto es el peor ejemplo para un niño. Si queremos enseñar a un niño el respeto, debemos empezar por respetar a los demás animales, sean o no de nuestra propia especie. No es divertido, no hace gracia, no muestra habilidad, conseguir que un animal se comporte de un modo antinatural y además viva en condiciones intolerables.

Decimos no a los criaderos de animales, no a la venta de mascotas, no a los zoológicos y no a los circos son animales. No formemos parte del negocio siendo público de este tipo de espectáculos, comprando mascotas o visitando zoológicos. Prediquemos con el ejemplo.