Animales

No More Woof, por fin podremos hablar con nuestros perros

20131127104503-dog2

No cabe duda de que hablar con nuestros perros es uno de los mayores deseos de cualquier dueño… ¿y si os dijéramos que puede hacerse realidad? Más o menos…

El invento en cuestión que puede permitirnos esto se llama No More Woof, aunque todavía está en ciernes, eso sí: ha sido lanzado como campaña de crowdfunding a través de Indiegogo. El presupuesto que se pedía era de 10.000 dólares y por el momento se han recaudado más de veinte mil (la campaña finaliza hoy), por lo que es de suponer que probablemente lo veamos comercializado para mascotas en un futuro. En todo caso, quienes hayan aportado la cantidad suficiente al crowdfunding, sesenta y cinco dólares, recibirán un dispositivo en casa. ¡Todavía estáis a tiempo!

¿Cómo funciona No More Woof?

No os hagáis muchas ilusiones, porque, como es obvio, no significa que con este aparato nuestras mascotas vayan a poder comunicarse con nosotros como si de personas se tratase… pero al menos vamos a estar mucho más cerca de poder comprenderlos adecuadamente. No More Woof es capaz de identificar determinadas ondas cerebrales y traducirlas en función de las apetencias o sensaciones que significan: en el caso de este primer prototipo, está diseñado para traducir unos cuantos patrones (entre dos y cuatro) entre ellos cansancio, curiosidad o hambre. Está configurado en idioma inglés, por lo que el animal se “comunicará” de esta manera con nosotros.

El aparato está diseñado por The Nordic Society of Invention and Discovery, y se seguirá mejorando con el dinero obtenido del crowdfunding. Es un paso más del movimiento por la comunicación entre humanos y mascotas que enarbolan, y del que podemos leer bastante en la página de la campaña; no tiene por qué quedarse en algo anecdótico, sino que se puede utilizar en un futuro, si la investigación avanza, para permitir a mascotas enfermas o heridas comunicar sus dolencias o para un adiestramiento más eficaz. Una muestra más de que la ciencia ficción deja de ser ficción a pasos agigantados.