Animales

Nueva pareja y mascotas

Irish soft coated wheaten terrier dog and family

Cuando comenzamos una nueva pareja, cada una de las partes trae sus propias vivencias, su historia y su propio grupo. Cada uno forma parte de una familia, con más o menos miembros. Tal vez uno tenga hijos y el otro no, tal vez uno forme parte de un grupo donde las mascotas son muy importantes y el otro no.

Un nuevo miembro en la familia

En esos casos, sino uno tiene perros y gatos a los que quiere mucho y los tiene desde hace años  y el otro simplemente odia los demás animales no humanos, la relación es casi imposible. Sería elegir entre una persona con la cual tenemos no tanto en común, versus los animales con los que ya convivimos y hemos contraído el compromiso (porque tener miembros de otra especie en nuestro grupo es un compromiso) de cuidarlos. En caso de optar por esa nueva pareja, que ni siquiera sabemos que va a funcionar, en lugar de nuestras mascotas, la idea de compromiso nuestra es muy baja.

Entendimiento poco a poco

Si la otra persona está dispuesta a intentar adaptarse a nuestra vida con mascotas, hay que darle tiempo. El tiempo es necesario para las mascotas y para la otra persona. No podemos pretender un cariño espontáneo ni una comprensión inmediata. Se trata de un proceso gradual donde podemos marcar alguna pauta, pero donde los protagonistas son otros. Ellos son los que tiene que entenderse  y así evitar alguna pelea de pareja.

Si la otra persona es como nosotros y tiene mascotas, tenemos que integrar las mascotas. Si bien van a haber celos y algunos resquemores, las mascotas equilibradas suelen socializar sin problemas.

Etiquetas: