Animales

El problema de la obesidad en los perros

el-problema-de-la-obesidad-en-los-perros

En un post anterior, veíamos el problema del sobrepeso en los gatos. Igual que con ellos, tenemos tendencia a “invitar” a nuestro perro con extras que, generalmente, tienen muchas calorías y, como consecuencia engordan.

Si la ingesta de calorías del perro, es superior a las que gasta (con relación al ejercicio que realiza) sin duda engordará. Por lo tanto, esta enfermedad es muchas veces fruto de dos problemas, alimentación inadecuada y sedentarismo. A veces, los dueños de los perros no valoran de un modo realista, lo que significa para el perro esa cantidad de alimentos extras que recibe. Una galletita, una sobra de la cena, un dulce, etc. Rápidamente el perro desarrolla una estrategia para conseguir esos premios. Sentarse levantando una o ambas patas, caminar en dos patas… lo que sea necesario. O la simple cara de “desgracia”.

Aparecerán entonces enfermedades, como la diabetes, problemas articulares (muy frecuentes en los perros de gran porte) y afecciones cardíacas. Todo ello provocará una reducción en su esperanza de vida.

En este caso, también debemos recurrir a raciones balanceadas, dándole la cantidad adecuada a su peso y realizar, en forma paulatina, sobre todo si el animal está muy excedido de peso, ejercicios (caminatas suaves). Y por supuesto, eliminar toda alimentación extra.

Para saber si nuestro perro está en su peso ideal, hay un procedimiento muy sencillo, que solo requiere de observarlo y palparlo. No paramos a su lado, mirando por encima del lomo. Entonces, debemos distinguir una leve cintura por detrás de las costillas. Éstas deben ser palpables, es decir, cuando pasamos las manos sobre el tórax tenemos que sentir las costillas una a una.

No olvidemos además que siempre es conveniente el control regular realizado por un profesional.

 

  • Pingback: Los carbohiratos de las patatas | Blog Alimentos