Animales

Olvídate de los pelos de las mascotas con Virobi

viroba

Muchas personas amantes de la limpieza muestran siempre el mismo reparo a la hora de tener mascotas en casa: saben que, invariablemente, todo acabará llenándose de pelos. Y no es algo nada fácil de limpiar… o no lo era hasta ahora.

Hay una constante en la evolución de los artículos del hogar: todas las mejoras están siempre orientadas a ahorrarnos tiempo. Cada vez tenemos más actividades que nos demandan horas y nos las quitan de nuestras tareas básicas, pero al mismo tiempo no podemos pasar éstas por alto. El dilema se vuelve asfixiante muchas veces: ¿cómo conciliar el tiempo de trabajo con la limpieza del hogar, por ejemplo? Y cuando tenemos mascotas en casa, hemos de dedicar una mayor atención, al menos si queremos eliminar pelos y pelusas de los rincones, de debajo de mesas y muebles, de las camas y de nuestro sillón favorito…

Virobi al rescate

Los robots de limpieza se han convertido en los principales auxilios de las personas que no tienen demasiado tiempo para ocuparse del hogar: se estima que, sólo en Europa occidental, este mercado mueve unos ochenta millones de euros. Vileda, una marca española que tiene más de cuarenta años a sus espaldas en el sector de los productos para limpieza, acaba de sumarse a esta tendencia creciente con el lanzamiento de Virobi, un robot con un funcionamiento muy sencillo. Basta con ajustar la gamuza con velcro a la base y seleccionar un programa en función de nuestras necesidades (largo, de treinta minutos, o corto de veinte). Es totalmente autónomo y está diseñado para ocuparse sin problema de esos rincones y esquinas con los que a veces tenemos que hacer virguerías nosotros mismos. Y lo que más nos interesa a quienes leemos este blog: al funcionar con una gamuza electrostática, es eficaz al máximo a la hora de recoger los pelos de nuestras mascotas, incluso ésos que en ocasiones ni siquiera vemos.

Ni nos enteraremos cuando Virobi esté “trabajando” por casa, puesto que no necesita cable y es de lo  más silencioso. ¡Probadlo y ya nos contaréis!