Animales

Otras causas de agresiones caninas (I)

Otras Causas De Agresiones Caninas I

Como hemos visto en post anteriores, las conductas agresivas de los perros son debidas en la mayoría de los casos, a problemas de jerarquía. Esto incluye a otros perros y a personas. El animal de máxima jerarquía no es un animal agresivo porque sí, solamente lo hace cuando ve amenazada esa jerarquía o cuando tiene que marcarla.

Por ejemplo si considera que su lugar es el sofá del living o sala de estar, puede atacar a quien se le ocurra usarlo. Eso es mantener su mando. Por este motivo, es imprescindible que la mascota de la casa comprenda con claridad que no es ni será el alfa de esta manada (nuestra familia).

Las agresiones de los perros ocurren en varias fases. Por supuesto que pueden sucederse de un modo muy rápido y no resulte tan fácil distinguirlas, pero se dan en prácticamente todos los casos. La primera es de advertencia, que en general es un gruñido. Puede expresarse de otro modo, pero la señal amenazante es muy clara para cualquiera. La siguiente es la agresión en sí misma.

Y siempre existe un stop final. La agresión se extingue. Esta fase puede verse alterada por factores externos. Un ejemplo es el entrenamiento que reciben algunos perros para atrapar a alguien, y solamente sueltan cuando se les ordena. En general, cuando el otro miembro de la pelea muestra sumisión o derrota el perro deja de atacar.

Es importante aclarar que, como en cualquier especie, siempre puede haber un individuo que no se ajuste a estas normas, y ataque hasta matar. Pero son casos muy raros.

Hay agresiones, mucho menos frecuentes, que se deben a motivos diferentes a los jerárquicos y las veremos en un post siguiente.

Imagen: flickr.com