Animales

Perro de ciudad y perro de campo

El comportamiento de un perro depende mucho, muchísimo de su entorno, en especial del comportamiento de los humanos que conviven con el. Digamos que la parte del comportamiento que el perro tiene como adquirida, es la parte fundamental. Un perro que tiene una tendencia a tener un mal comportamiento, bien educado y en el entorno adecuado puede ser muy amable. A ese punto es que nosotros influimos en ellos, al punto de maximizar lo bueno o lo malo de su conducta, por lo que tenemos que ser muy responsables en su educación.

Al igual que las personas, los perros de ciudad y los de campo tienen algunas diferencias de comportamiento. El perro de ciudad es mucho más ansioso, tal vez más acostumbrado a la ansiedad normal que su dueño le trasmite, dado su estilo de vida más acelerado. Lo contrario ocurre con el perro de campo, que es mucho más tranquilo.

Hay estudios que demuestran que cuando salen de paseo, ambos perros se comportan de forma muy diferente. El perro de campo va libre y suelto, pero tiende a no alejarse demasiado de sus dueños, manteniendo siempre contacto visual. El perro de ciudad es ansioso, muchas veces al soltarlo sale corriendo y puede perderse, no sigue el contacto visual con el humano que lo ha traído al paseo.

El perro de campo se toma mucho tiempo para olfatear. Sigue señales y las disfruta. Pasa mucho tiempo en cada lugar buscando esas señales olfativas. El perro de ciudad corre, huele, corre de nuevo, pero no se toma tiempo en esas tareas.