Animales

Perro y gato

No vamos a discutir que la relación entre perros y gatos es una relación casi siempre conflictiva, son dos especies que no  sienten gran simpatía una por la otra, pero tampoco es imposible conseguir que tengan una buena convivencia entre ellos. Está claro que hay perros y gatos que por más que nos esforcemos mucho, no van a tener nunca una relación medianamente amistosa y no pueden vivir en la misma casa, pero en una gran cantidad de casos se puede. Os cuento mi experiencia personal.

Veamos la situación de dos animales adultos, que es lo más complicado de todo. El punto principal es la presentación. Si el gato es el que ya vivía en casa, se va a sentir invadido en su territorio, cosa que no le gustará ni un poco. Hay que estar con mucha, mucha calma, dejar que el perro entre al espacio que no conoce y lo explore. El gato se mantendrá entre cauto y agresivo.

Lo más importante es no intervenir si no es necesario, no gritar por nada. El perro tiene que tener una correa de modo de poder retirarlo rápidamente si es el caso. Pero hay que dejarlos interactuar, olerse y que cada uno reaccione con naturalidad. Seguro en esos primeros momentos, pasada la curiosidad inicial, tal vez uno de los dos se muestre algo agresivo. Tampoco intervenimos, salvo por supuesto que el perro sea enorme y agresivo, dejamos que el gato si es necesario le muestre su enojo, pero no pasará de gruñidos.

Los primeros días, se estudian, se miran mucho, se huelen lo que pueden  y tal vez alguno intente mostrar quien manda. Luego se acercan para dormir, más tarde se acercan más  y en unos días, estan amigos.

  • Andy Rmz

    pues estabien en este caso yo ya tengo ami perriyto ami bebe chesteer pero la nueva miembro de la familia es una amorosa gatita