Adiestramiento

Perros de asistencia para niños autistas

Little girl and dog on a sofa near the window

Es importante destacar dos cosas. En primer lugar esto es algo diferente a lo que hemos hablado en un post anterior. Una cosa son las terapias para niños autistas que se hacen con perros,  donde se trata de sesiones con tiempo limitado donde el terapeuta trabaja con el niño con ayuda del perro y otra muy diferente es el perro que se va a la casa con el niño, para asistirlo. Es algo muy similar a un perro lazarillo, o un perro entrenado para asistir a personas sordas o un perro que asiste a alguien que tiene una discapacidad motora. Simplemente cada uno de ellos se especializa en esa discapacidad. El otro punto a destacar es que estos perros son muy efectivos con niños, pero no son útiles a la hora de limitar físicamente a un adulto autista como veremos  más adelante.

Una buena compañía

Estos perros son entrenados en forma específica para este tipo de problemas. Por ejemplo, mejora el sueño a tenderse junto al niño, algo que suele ser muy tranquilizador. Pero si el niño despierta en mitad de la noche, alerta a los padres. Otro punto clave es que contiene físicamente cuando el niño se autolesiona o frente a conductas de autoestimulación o pica. Las mejoras de las habilidades sociales aquí con muy notorias.

Mejorar la calidad de vida

Algo que suele preocupar mucho a los padres son las fugas. Casi el 50 % de los niños con este problema (según algunas publicaciones) entre los 4 años y los 10 años, intentan fugarse. En estos casos el perro los contiene lo que es muy tranquilizador para los padres.

El autismo es un trastorno misterioso para la ciencia, al menos hasta el día de hoy. Sin embargo todo lo que se pueda hacer para mejorar la calidad de vida de estos niños y su entorno, es muy bienvenido.